martes, 28 de febrero de 2017

Milhojas de tomate, aguacate y mejillones en escabeche: EnsaladaPicoteo Delicatessen

Le debía hace tiempo esta receta a mi amiga Ani de la tienda Picoteo Delicatessen, un lugar ideal para encontrar ese capricho que de vez en cuando uno debe darse. Esta ensalada tiene la gracia de usar una lata de mejillones en escabeche, pueden usarse unos mejillones de los que siempre tenemos en la alacena, mejor si son picantes, pero para un día especial por qué no comprar unos mejillones de esas buenas conservas que se nos quedan en el recuerdo (como las que tiene Ani en la tienda).


Ingredientes:
  • 1 aguacate maduro
  • 1 tomate (maduro o entreverado)
  • 1 lata de mejillones en escabeche (picantes)
  • brotes variados o lechuga
  • limón y sal
Pelamos un tomate, le quitamos el pedúnculo, lo cortamos por la mitad y cada mitad en láminas.


Igual con el aguacate: partimos por la mitad, pelamos, quitamos el hueso, y cada mitad en láminas.


Disponemos en un aro capas de aguacate y tomate, salando ligeramente las capas, terminamos con una capa de aguacate.




Abrimos los mejillones y los colocamos sobre el aguacate. Reservamos el líquido.




Quitamos el aro y ponemos al rededor los brotes, o lechuga cortada en tiras, salamos los brotes.


Añadimos al líquido de los mejillones un buen chorro de limón.


Emulsionamos un poco y aliñamos la ensalada con este aderezo, tanto el milhojas como los brotes.


Y a disfrutar de una ensalada sencilla y muy resultona con tres ingredientes, que nos hará quedar fenomenal en cualquier cena con amigos.


Espero que os guste

Gracias por seguirnos.

jueves, 23 de febrero de 2017

Gulash o Paprikás: carne en salsa desde Hungría

Esta receta me la dio mi amiga ZsuZsana de Hungría, por toda Europa se conoce como gulash pero su verdadero nombre es paprikás, algo así como "pimentonada", el gulash en Hungría es una sopa.

Se puede hacer con diversos tipos de carnes y de cortes, también la hacemos con falda de ternera o con cabezada de cerdo pero con costillas sale muy bien. El truco está en usar tocino o manteca y dejar que la carne cueza en su jugo, es algo calórica pero para el invierno va bien y además siempre podemos aligerarla si la preparamos con aceite de oliva.


Ingredientes:
  • 300gr. de costilla de cerdo cortada
  • 1 cebolla
  • 1 vaso de vino
  • 2 cucharadas de pimentón (o de pulpa de pimiento choricero)
  • 1 tomate
  • 1/2 vaso de yogur tipo griego o de kefir
  • sal, pimienta


Repasamos la costilla, cortamos los trozos más grandes y quitamos el tocino.


Picamos este tocino, que es parte del corte de la panceta, y la sofreímos a fuego lento en una sartén para que se derrita. Si no lo queremos tan calórico podemos usar aceite de oliva como ya hemos indicado.



Picamos una cebolla en trozos pequeños y la doramos con la grasa del tocino


Nosotros dejamos los trozos del tocino pero se pueden sacar antes de echar la cebolla y la pochamos a fuego lento hasta que quede trasparente.


Sacamos y reservamos, en la misma cacerola doramos la carne ya salpimentada a fuego fuerte.


Cuando esté dorada añadimos la cebolla y el pimentón o la pulpa de choricero


Añadimos el vino y un tomate picado, rectificamos de sal y bajamos el fuego.


Dejamos cocer a fuego lento, eso que las abuelas llaman el chup-chup, unos 40 minutos hasta que la carne esté tierna, vigilando que el jugo cubra la carne, podemos añadir un poco de agua si se seca mucho.

Antes de servir le añadimos el yogur, lo suyo es nata agria pero es difícil de conseguir, lo más parecido es el kefir. Se puede mezclar o dejar por encima.


Para acompañar unas buenas patatas, o en este caso un poco de cuscús.


Espero que os guste, no dejéis de probarla.

Gracias por seguirnos.