miércoles, 23 de noviembre de 2016

Bacalhau à Brás: revuelto portugués de bacalao y patatas

Nos encanta Portugal, parece que los españoles siempre miramos hacia Europa pero damos la espalda a nuestro vecino, es un país bellísimo, con gente encantadora y una gran cocina por descubrir.

Hoy os proponemos una receta que nos encanta traída directamente desde tierras lusitanas: revuelto de bacalao y patatas paja que en Portugal se llama Bacalahu à Brás.


Ingredientes:

  • 500 gr de bacalao (mejor desalado)
  • 4 patatas
  • 4 huevos
  • 1/2 cebolla
  • 2 ajos
  • perejil, sal, aceite de oliva
  • 4 aceitunas negras
Lo primero es preparar las patatas que se van a llevar más tiempo.
Pelamos y cortamos en tiras finas las patatas, primero cortando la patata en láminas  y éstas en tiras, dejamos en agua con sal y escurrimos conforme las vayamos friendo.




Las sacamos a un papel que absorba el exceso de aceite, pasamos a una fuente, salamos y reservamos

Desmenuzamos o cortamos en tiras el bacalao, os aconsejo comprarlo ya desalado sino debéis desalarlo unas 24 ó 48 horas según el tipo de bacalao. Lo escaldamos unos minutos en agua hirviendo.



Picamos  la cebolla y los ajos y los doramos en una sartén grande con aceite, unas cuatro cucharadas.


Añadimos el bacalao y mezclamos.


Unimos las patatas ya fritas.


Batimos ligeramente los huevos, como para una tortilla y añadimos, sacamos del fuego y cuajamos el revuelto que con el calor de la sartén y de los ingredientes tiene bastante. Hay que dejar el revuelto jugoso.




Presentamos en plato y decoramos con un poco de perejil y unas aceitunas negras (que en nuestro caso no teníamos).

Y a disfrutar del sabor de Portugal en nuestra casa.

Espero que os guste.

Gracias por seguirnos.

martes, 15 de noviembre de 2016

Con cariño: ensalada de granada y mango

Ya hemos comentado varias formas como preparamos el mango, hoy vamos con una ensalada en plena temporada de nuestra fruta con unos toques diferentes pero muy sabrosos: ensalada de mango y granada.


Esta ensalada está dedicada a nuestros amigos Abelardo y Mari porque la preparamos el día de su aniversario, un besazo pareja.

Ingredientes:

  • 1 granada 
  • 1 mango 
  • 1 cogollo de lechuga
  • 2 cucharadas de cebolla (fresca o frita)
  • 3 cucharadas de yogur natural 
  • 1 cucharada de mahonesa
  • Eneldo, sal, aceite, vinagre de hierbas

Desgranamos una granada (sin redundancia porque no hay otra forma mejor de explicarlo). Si es muy grande guarda parte de los granos en un taper en la nevera.


Pelamos y picamos un mango mediano, usamos la variedad kensington que es poco comercial (porque lo han decidido así) pero es muy sabrosa, suave y sin hebras, parece un flan.
























Picamos dos rebanadas de cebolla y la añadimos o si la ponemos frita (aunque sea muy calórica, la venden en tarros ya preparada) la pondremos al final.


Aliñamos ligeramente con un poco aceite, sal y vinagre de hierbas, que puedes ver en este enlace.


Y además preparamos una salsa con 3 cucharadas de yogur, 1 de mahonesa y 1 cucharadita de eneldo, esto le da un toque untoso y ligeramente agridulce a la ensalada que nos encanta.


Picamos y lavamos el cogollo y si no lo vamos a servir inmediatamente la dejamos en la nevera, para servir añadimos la lechuga al bol y removemos.


Mezclamos todo y a la mesa.


Espero que os guste, a nosotros nos encanta para acompañar una carne a la brasa o como primer plato en una comida de diario junto a otro plato ligero.

Muchas gracias por seguirnos.

jueves, 10 de noviembre de 2016

Aceites y aceitunas

Estamos de temporada de aceituna en las lomas de Sexitania, con el frío (que llega el lunes seguro) se extienden las redes bajo los olivos y se comienza a varear las ramas para que caiga uno de los tesoros de nuestra tierra. Otro trabajo duro del campo que ni está recompensado ni reconocido, tan sólo pongo como ejemplo cómo los italianos venden su aceite que es de menor calidad que el nuestro, o cómo los griegos se parten el pecho por su aceituna kalamata. Quien no crea lo que estoy diciendo tan sólo debe salir a centro Europa y ver qué aceites y aceitunas compran.

Después de este párrafo en defensa de nuestro aceite y aceituna vamos con una nueva entrada. No, no voy a enseñar cómo hacer aceite pero sí cómo podemos aromatizarlo y cómo aliñamos algunas aceitunas. Vamos con aceites y aceitunas.



En casa siempre tenemos un buen aceite de oliva, unos años de unos buenos amigos que tienen los olivos en Jelibra y otros años del molino de San Isidro de la familia de nuestro amigo Roberto Pérez. Producto de calidad y cercanía.
Llegando estas fechas solemos comprar unas garrafas para todo el año y siempre saco varias botellas para aromatizar y tener preparado: aceite con guindilla y aceite con ajo y limón.

Para aromatizar el aceite con limón cortamos la piel amarilla de un limón entero, después de lavarlo bien, si es comprado en la tienda lávalo con detergente y asegúrate de que esté bien seco. Cortamos la corteza en tiras y cortamos dos ajos en dos o tres trozos, hay quien prefiere dejarle la piel, y los introducimos en una botella bonita que tengamos, nosotros reutilizamos las botellas de vinagre, rellenamos de aceite y dejamos reposar una semana.













Este aceite de ajo y limón viene genial para aromatizar un cus-cus, para una ensalada con escarola o para un pescado al horno, o a la sal, recuerdas nuestro sargo a la sal o el lenguado en papillote, a ambas recetas le viene de diez un chorrito de este aceite aromatizado. 

El aceite de guindilla es similar, calentamos un puñado de guindillas en aceite, a fuego muy lento, unos minutos para que se intensifique el sabor picante, si tenemos más tiempo para dejar reposar podemos tan sólo introducir un puñado de guindillas en la botella y rellenar con aceite. Es preferible las guindillas secas, si lo haces con algún picante fresco cámbialo de botella una vez que esté a tu gusto de picor y deja el picante fuera, puedes usarlo para algún guiso.








De la misma forma podemos aromatizar vinagres.
Con una mezcla de hierbas frescas, las que más nos gusten o tengamos a mano. Nosotros preparamos dos, uno con romero, tomillo limonero y salvia,




Y otro vinagre con estragón, especial para la salsa tártara o para la bearnesa. (Estas salsa las pondremos en futuras entradas)





Y cómo no unas ricas aceitunas "aliñás", para acompañar un buen plato de migas con una lluvia de otoño. Lo primero es recoger un kilo o kilo y medio de aceitunas, que no estén picadas, las lavamos bien y le hacemos una raja a lo largo, sí ya sé que muchos le dan un golpe, pero a nuestra manera tenemos aceitunas duras y aliñadas en un mes.


Introducimos las aceitunas rajadas en un recipiente, nosotros rompemos una botella de agua de cinco litro y usamos la parte de arriba que hemos cortado para tapar las aceitunas. Cubrimos de agua hasta que floten y añadimos dos puñados de sal gorda marina.


Al principio vamos cambiando el agua y la sal cada día, pasada dos semanas se la cambiamos cada dos o tres días, te darás cuenta por el color del agua y su olor a aceite, en cuanto huela a aceite, se cambia.

Al mes prueba las aceitunas, si están con el amargor justo preparamos el aliño.


Separa las aceitunas en tarros que queden sueltas, hemos preparado tres tarros de unos 350gr. La mezcla de hierbas es tomillo, romero y estragón, junto a dos ajos partidos, un trozo de cáscara de naranja y medio chile habanero, junto a una cucharada sopera de sal marina. Cubrimos de agua y dejamos reposar un par de semanas antes de comerlas. Una vez abiertas te recomiendo que las guardes en la nevera.










Y ahora un intento de recuperar unas aceitunas aliñadas en seco.
Dejamos una semana las aceitunas en los paseros para que se seque un poco como las uvas pasas.



Picamos un manojo de nuestras hierbas frescas preferidas y en un recipiente vamos intercalando capas de sal marina, hierbas y aceitunas pasas.



La idea es que pierda el amargor por la sal y que tome todo el aroma de las hierbas, pero esto os lo contaremos el mes que viene porque aún las tenemos en sal.

Espero que os haya gustado esta entrada, algo diferente a las habituales recetas pero nos ayudarán a preparar otro montón de platos.

Gracias por seguirnos.